Follandose a la sirvienta

 

Una abnegada mujer está lista para irse a trabajar a la casa de sus jefes como de rutina. Estando en ella, su jefa se le acerca y le ordena tener sexo con ella y su esposo. Como la que manda es la señora de la casa, ella acede pero sin voluntad de hacerlo. Están los tres, hacen que la empleada se agache y comience a besar sus pies mientras que el tío le agarra las grandes tetas. En la mesa se encuentra una gran variedad de objetos fetichistas. El tío le mete un objeto por el culo de la empleada para su hoyo se valla abriendo. Su jefa también participa, ella trae un consolador para follarse la por el culo mientras que el tío le mete la polla por el chocho, realizando así una doble penetración a la empleada. Esta mujer sí que es muy servicial con sus patrones.